Adam Diston, Reliquen-Scotland-1891


Es el estilo lo que hace que la foto sea lenguaje.

e


Entradas populares

viernes, 22 de noviembre de 2013

«PUNCTUM», el gesto




«PUNCTUM»




Roland Barthes: «La verdad enfática del gesto en las grandes circunstancias de la vida».
(Charles Baudelaire)





No puedo «entregar», o sea: mostrar, lo que siento ante esas fotografías. Que sea estético, que produzca placer, depende del acuerdo que Gregory Bateson llama «meta pauta»; el para qué de afuera.

Es demasiado fácil, demasiado rápido colocar frases o ideas ya validadas y también las fotografías contienen esa validación, para que no caigan en ese prefabricado destino, me es imprescindible apartar las ideas y las validaciones cada vez que las vaya a mostrar.

También Roland Barthes y Charles Baudelaire están validados, por eso a ellos sí los puedo mostrar aunque no muestre ningún ejemplo de aquello que encuentro en cada foto y que, siguiendo la aclaración que hace Barthes en su Cámara Lúcida, ya no son fotografías sino «fotos».

Igual que puedo mostrar ahora mis objeciones en el lugar en el que nada más deberían estar esas imágenes. Y en este punto preciso me inclino respecto a dos otras frases que han aparecido hoy: la de las serpientes alude directamente a lo concreto, realidad y real; la de la injusticia apunta a una realidad hipotética en la que «injusticia» y «diferencia» parece que fueran lo mismo, y se apoya en un supuesto crecimiento que, en lo que me concierne, es la base de lo que yo siento como injusticia. Por lo tanto, crecer para mí está significando continuar leyendo lo que otros dicen sobre lo que (también) me pasa a mí y la injusticia es que me tengo que conformar con lo que ellos digan.

Quizás, lo de «la meta» en relación a la estética, y siendo ésta la que más se ha acercado a la disolución del sufrimiento, es lo que más me aproxima a dar con la clave de por qué la belleza no triunfa estando como lo está por encima de metas. Quizás sea ese el por qué tanta rivalidad entre los que se dedicaron al arte, tanto desmembramiento entre lo producido por algunos autores y su derecho a ser beneficiario de ello. Y en definitiva, ese estatus nada más se consigue mantener con la privación de la libertad en sus múltiples formas.


Pilar García Puerta


Stephanie Ludwig, Kätzchen (Gatitos)-Germany-1901-














miércoles, 20 de noviembre de 2013

«ESTO»






«ESTO»

 


«Sea lo que sea lo que ella ofrezca a la vista, y sea cual sea la manera empleada, una foto es siempre invisible; no es a ella a quien vemos».


(Roland Barthes, La cámara lúcida)






Hay algo en esas fotografías, en casi todas, incluso en las que por entero no me gustan y hasta en las que me disgustan. Hay algo, y eso debe ser el referente del que habla Barthes.

Es como la punta de un iceberg del que, sí tirase, saldría toda una historia a la superficie. Se trata de algo que está lo suficientemente organizado como para que ni los gustos ni los disgustos lo puedan llegar a ocultar; no es nada inmovible, pero sí es muy sólido, lo suficientemente construido como para producir el efecto de todo un discurso, porque lo firme no es cómo se pueda decir, sino lo que anda por debajo.


Cuando es placentero, lo considero estética, y cuando no lo es, lo rechazo; y entre medias de esos dos polos, toda la gama de sensaciones, incluyendo la indiferencia a la que puedo llegar después de haberme fijado. Pero en esa clase de fotos hay un altísimo porcentaje de que se manifieste la estética, y cuando es al revés, igual logro ver lo que me punza, lo que deseo no haber visto. El hecho de que sean artísticas incide en que, por lo menos, las pueda mirar, lo que ya es un alto grado de elaboración de lo real.

Las fotografías, al igual que la pintura o la música, pueden cubrir el vasto campo de las palabras cuando éstas no consiguen expresar las emociones o los afectos porque lo hacen a un nivel menos vigilado por la censura.

Una obra acabada será esa construcción en la que se podrá ver lo que del iceberg sale a la superficie. No sé… no sé si de tanto buscar en las capas internas sea por lo que se me hace imposible ninguna construcción que me valga para mostrar ese «Ta, Da, Sa!»*  o al menos pronunciarlo, algún discurso.



Pilar García Puerta





* Roland Barthes, La Cámara Lúcida










viernes, 8 de noviembre de 2013

EL NIÑO ES EL PADRE DEL HOMBRE (William Wordsworth)










El niño es el padre del hombre; y desearía que mis días
estén uno a uno ligados a la piedad natural.

-William Wordsworth-



Walter B. Welford, Les uns perdent,les autres gagnent!- 1896